La lluvia de meteoros de las δ acuáridas nos visita todos los años entre el 12 de julio y el 23 de agosto, alcanzando su máximo entorno al 30 de julio.
Los meteoros de las δ acuáridas se observan mejor en el hemisferio sur porque su radiante está más alto en el cielo, pero también son visibles en el hemisferio norte con una tasa de actividad algo más baja.

El 2019 será un buen año para la observación de las δ acuáridas puesto que su momento de máxima actividad será dos días antes de la luna nueva (el novilunio tendrá lugar el día 1 de agosto).
El máximo de la lluvia de las δ acuáridas se espera para la noche del 29 al 30 de julio. La casi coincidencia del máximo con el novilunio, garantiza un cielo oscuro durante toda la noche, lo que hace del 2019 un año excelente para observarlas.

Se piensa que los meteoros de la δ acuáridas pueden provenir del cometa 96P Machholz, un cometa de corto periodo que órbita alrededor del Sol cada 5 años aproximadamente. Las lluvias de meteoros suceden cuando nuestro planeta se cruza con el camino orbital de un cometa. Esta órbita está llena de partículas de la cola del cometa, que entran en la atmósfera terrestre a gran velocidad, y se calcina por la fricción con el aire, creando así el resplandor luminoso que conocemos como meteoro o estrella fugaz.

Diagrama Instituto Geográfico Nacional. Observatorio Astronómico Nacional. Radiante lluvia de estrellas Delta-Acuáridas

La correspondiente lluvia de meteoros parece tener un único centro de origen, un punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces. Ese punto se denomina «radiante» y su localización se utiliza para nombrar a la lluvia de estrellas. Así pues, las δ acuáridas tienen su radiante en la en la estrella delta,  de la constelación de Acuario.

El lugar de observación puede ser cualquiera con tal de que proporcione un cielo oscuro. Es preferible observar desde un lugar que tenga pocos obstáculos para la vista (como edificios, árboles o montañas), y no utilizar instrumentos ópticos que nos limiten el campo de visión. Aunque las δ acuáridas parecen venir de la constelación de Acuario (de ahí su nombre), se pueden ver en cualquier parte del cielo. Conviene dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, en la dirección opuesta a la posición de la Luna si la observación se realiza antes de su ocaso. Lo más cómodo es tumbarse y esperar a que la vista se acostumbre a la oscuridad.

Fotografía ideal.es . Lluvia de estrellas

El número de meteoros observados por hora puede variar muy rápidamente según varía la densidad de fragmentos en la estela del cometa, por ello las predicciones concretas sobre número específico de meteoros dependiendo del día y la hora es difíciles de realizar y suelen estar afectadas de una incertidumbre alta. En la noche del máximo, deberían verse unos 20-25 meteoros por hora en condiciones ideales.

Fuente: Instituto Geográfico Nacional. Observatorio Astronómico Nacional

http://www.ign.es

https://astronomia.ign.es/

Pin It on Pinterest

Share This